La Magia de Creer

Todas las cosas son posibles para aquel que cree. Marcos, 9:23


Autor: Claude Bristol (1948) Traducción de ElSecreto.Blog

Capitulo I

“Cómo llegué a poner en práctica el poder de creer”

Existe una fuerza, un factor, un poder, una ciencia –puedes llamarlo como quieras- que poca gente conoce y hace uso de ella para sobreponerse a las dificultades y alcanzar sus objetivos.

Puedo afirmar rotundamente que sí existe esa fuerza y mi propósito es dártelo a conocer para que tú puedas usarlo para realizar lo que quieras.

Después de escribir el folleto: “TNT: It Rocks the Earth” el editor financiero del periódico de Los Ángeles escribió lo siguiente: “Usted ha cogido de lo etéreo algo que tiene una calidad mística, algo que explica la magia de la coincidencia, el misterio que hace a los hombres ser personas con suerte”.

Hasta ese momento no había considerado este conocimiento como algo místico, excepto en el sentido que no es accesible para la mayoría de las personas, porque es algo que siempre ha estado al alcance de unos pocos afortunados a través de los siglos, pero por alguna razón desconocida es poco comprensible para el promedio de la gente.

Cuando hace unos años empecé a enseñar esta ciencia a través de mi pequeño libro y dando conferencias, no estaba seguro de que pueda ser comprendido por cualquiera; pero ahora viendo que muchos que lo han leído han incrementado sus ingresos al doble o al triple, han construido exitosos negocios, adquirido casas de campo y creado considerables fortunas, estoy convencido de que cualquier persona que es fiel a sí misma puede alcanzar cualquier meta que desee.

No tenía intención de escribir un segundo libro, aunque muchos me apresuraron a ello. Una editora, que ha vendido muchas copias de mi primer pequeño libro, literalmente me instó con esta declaración: “Usted tiene el deber de cumplir con los hombres y mujeres que han servido y todos los que buscan un lugar para ellos mismos en un mundo de post guerra, para darles una forma de comprender fácilmente no solo lo que contiene el libro TNT –It Rocks the Earth, sino el nuevo material que usted pueda darles en sus lecturas. Cada uno ambiciona salir adelante y usted ampliamente ha demostrado tener algo que puede ayudarlos y depende de usted realizarlo o dejarlo pasar”.

Me tomó tiempo adentrarme a mí mismo en la idea, pero habiendo servido como soldado en la Primera Guerra, mayormente en Francia y Alemania y habiendo sido un oficial activo por muchos años en organizaciones de ex combatientes tanto como un miembro de la comisión de estado para ayudar en la rehabilitación de hombres y mujeres ex combatientes, me di cuenta que podría ser un asunto difícil para muchos individuos encontrar su lugar para ellos mismos en un mundo normal del que han estado separados por mucho tiempo. Es con esto en mi mente, así como de todos los hombres y mujeres con ambiciones y con un deseo sincero de ayudar lo que hizo que escriba esta exposición más detallada del poder de creer.

Soy consciente del hecho de que hay fuerzas poderosas que trabajan en este país, que podrían dominarnos, substituyendo un tipo de reglamentación para el sistema competitivo que ha hecho de Estados Unidos una gran nación. Ellos intentarán destruir el pensamiento y la iniciativa individual, apreciada desde nuestros Padres Peregrinos, que estableció este país en desafío a la tiranía del Viejo Mundo. Creo que debemos continuar manteniendo la riqueza de espíritu de nuestros antepasados, porque si no lo hacemos, nos encontraremos dominados en todo lo que hacemos por unos pocos poderosos y, de hecho, nos convertiremos en sus sirvientes. Además este trabajo está escrito para ayudar a desarrollar el pensamiento y quehacer individual.

Algunos que leerán mi libro me pueden llamar loco o excéntrico pero permítanme decirles que he vivido más allá de la marca del medio siglo y he tenido muchos años de experiencia práctica en negocios así como un buen tiempo como periodista.

Empecé como un reportero policial y los reporteros policiales están entrenados para conseguir los hechos y no dar nada por sentado. Por un período de dos años también fui editor de la iglesia para un gran periódico local, durante el cual estuve en contacto cercano con los clérigos y líderes de todas las confesiones, sanadores mentales, sanadores divinos, espiritistas, científicos cristianos, nuevos pensadores, líderes de unidad, adoradores del sol y de ídolos y algunos fieles y paganos.

Gipsy Smith, conocido evangelista inglés, hizo una gira por EEUU en ese tiempo y yo solía sentarme noche tras noche en su tribuna, viendo a la gente tropezar por sus pasillos, algunos sollozando, otros gritando histéricamente, y yo los contemplaba con curiosidad.

Fui testigo, mientras acompañaba a la policía a responder a un motín cuando unos fervientes religiosos en trance en un momento de histeria golpearon una estufa y prendieron fuego a su sala de reuniones. De esta forma tuve mi primer y único encuentro de agitadores. Asistí a varios encuentros espirituales, escuché los testimonios la noche del miércoles de los Cristianos Científicos, presencié un grupo de gente siendo inmerso en agua helada de un arroyo de montaña al que subían gritando “Aleluya”, aún cuando sus dientes castañeteaban. Conocí las danzas ceremoniales de los indios y sus programas para atraer la lluvia. Billy Sunday también me causó curiosidad, como en años posteriores lo hizo Aimee Semple McPherson.

En Francia, durante la Primera Guerra me maravilló la fe simple de los pensadores y los poderes de los padres de las aldeas. Las historias de los llamados milagros de Lourdes, tanto como de otros milagros similares de otros santuarios también me generaron gran interés. Vi mujeres y hombres mayores en una famosa y antigua iglesia romana trepar literalmente de rodillas por un largo tramo de escaleras para contemplar una urna sagrada –trepar de esa forma no era una tarea simple para una persona joven entrenada y atlética-.

Los negocios me pusieron en contacto con los mormones y escuché de ellos la historia de Joseph Smith y las revelaciones de los platos de oro, nuevamente me movió la curiosidad, también los Doukhobors del oeste de Canadá y en Hawai escuché acerca de los poderes de los kahunas que podrían, por plegarias, hacer que la gente viva o muera. Los grandes poderes atribuidos a estos kahunas me impresionaron profundamente.

En mis primeros tiempos como periodista vi a un famoso médium intentando hacer que el “espíritu” responda ante una corte llena de burlones. El juez le había prometido al médium que sería liberado si lograba que los “espíritus” hablaran en la corte. El médium fracasó en materializar y yo me pregunté por qué, porque los seguidores del médium habían testificado de sus extraordinarias sesiones privadas.

Muchos años después fui comisionado a escribir series de artículos en lo que es conocido en el ambiente policial como la “raqueta de adivinación”. Visité  de todo, desde frenólogos gitanos a miradores de bolas de cristal, de astrólogos a médiums espirituales. Había escuchado lo que supuestamente eran las voces de antiguos indios “guías” diciéndome el pasado, el presente y el futuro y escuché a parientes de los que no sabía de su existencia.

Muchas veces había estado en salas de hospital en que la gente de alrededor moría, mientras otros aparentemente peor alimentados se levantaban completamente recuperados en poco tiempo. Conocí gente parcialmente paralizada que superó su condición en pocos días, gente que clamaba haberse curado de reumatismo o artritis usando una banda de cobre alrededor de sus muñecas, otros curados por sanadores mentales. En parientes y amigos cercanos, escuché historias de como las verrugas en las manos habían desaparecido de repente. Han sido familiares para mí las historias de aquellos que sufrieron mordeduras de serpiente cascabel y sobrevivieron y otros cientos de historias de misteriosas sanaciones y sucesos.

Además, me he familiarizado con las biografías de grandes hombres y mujeres de la historia; me he encontrado y entrevistado con muchos hombres y mujeres excepcionales en todas las líneas del esfuerzo humano; y frecuentemente me he preguntado, qué es lo que les ha llevado a la cima. He visto entrenadores tomar equipos de beisbol y fútbol de segunda división e infundirles “algo” que los llevó a ganar. En los días de la depresión, vi organizaciones de negocios, gravemente dañados, hacer una abrupta media vuelta y traer más ingresos aún que antes.

Aparentemente yo nací con una gran capa de curiosidad, siempre tuve una insaciable búsqueda de explicaciones y respuestas. Mis anhelos de buscar estas explicaciones me llevaron a muchos lugares extraños, trajeron a la luz muchos casos peculiares y me han llevado a leer cada libro que ha llegado a mis manos acerca de religión, cultos, ciencias físicas y mentales. He leído literalmente miles de libros de Psicología Moderna, Metafísica, Magia Antigua, Vudismo, Yoguismo, Teosofía, Ciencia Cristiana, Unidad, Verdad, Nuevo Pensamiento, etc. Y muchos otros que tratan acerca de lo que llamamos “Cosas de la Mente” tanto como los filósofos y grandes maestros del pasado.

Muchos fueron absurdos, otros extraños y otros muy profundos. Gradualmente descubrí que hay un hilo de oro que corre a través de las enseñanzas y las hace trabajar para los que la aceptan sinceramente y la aplican y este hilo puede ser nombrado en una simple palabra –creer.

Es el mismo elemento o factor, creer, que hace que la gente sea curada por sanación mental, habilita a otros a escalar alto la escalera del éxito y brinda resultados fenomenales para todo el que lo acepta. Porque la creencia es un trabajador milagroso, es algo que no puede ser explicado efectivamente pero que no tiene duda, hay una magia genuina en creer. “La Magia de Creer” llega a ser una frase alrededor de la cual mis pensamientos giraban constantemente.

Cuando T.N.T.-It Rocks the Earth fue publicada por primera vez, imaginé que sería fácilmente comprendida porque había sido escrita de una forma simple pero con el tiempo me fui encontrando con lectores que protestaban porque era muy difícil de digerir y otros que no podían comprenderlo. Yo había asumido que la mayoría conoce algo acerca del poder de la mente pero estaba en  un error y me di cuenta que los que lo conocen son realmente muy pocos. Después de muchos años de dar conferencias de negocios descubrí que mucha gente estaba interesada en que se explique este aspecto y finalmente decidí escribir este libro en palabras que cada uno que lo lea pueda entenderlo y con la esperanza de que ayudará a muchos a alcanzar sus objetivos en la vida.

La ciencia del pensamiento es tan antigua como el hombre en sí mismo. Los hombres sabios de todas las edades la han conocido y usado. La única cosa que el escritor ha hecho es ponerle nombre al sujeto en lenguaje moderno y traerlo a la atención del lector con un poco de mentes sobresalientes de hoy y haciendo justificar las grandes verdades que han aparecido a lo largo de los siglos.

Afortunadamente para el mundo, las personas por lo general se dan cuenta de que hay “algo de este sistema de mente-cosas” y el escritor cree que hay millones de personas que podrían querer tener un mejor conocimiento de esto y probar que funciona.

Por lo tanto, empezaré por relatar algunas experiencias de mi vida, con la esperanza de que al escucharlas, puedan obtener mejor entendimiento de la ciencia entera.

Seguir leyendo…

Deja un comentario