Lo que visualizas en tu mente es lo más importante

Todos los ejercicios de visualización y meditación deben hacerse sin presión y sin estrés o tensión. A toda acción creativa o imagen mental le corresponde inevitablemente un resultado, si bien las leyes del universo no pueden alterarse, sí pueden obligarse a trabajar bajo unas condiciones específicas generando así resultados muy convenientes para nuestro avance individual que de otra forma no podrían lograrse con el trabajo espontáneo de las Leyes de la Naturaleza.

Muchas de las posibilidades que puedes sacar de ti mismo mediante la práctica de la visualización podrían traer al presente algunas de tus experiencias del pasado, pero aún así, no interrumpirían en ningún caso la Ley de la Causa y el Efecto.

Nuestra mente es un centro de gran poder en funcionamiento que simplemente está aguardando a ser dirigido hacia el único camino desde el cual se puede ejercer una acción específica y esto significa una reacción en una forma concreta o física.

A partir de ahora recuerda que la imagen que ves en tu mente, sientes o piensas, se refleja en la mente universal y por la Ley de Acción Recíproca debe volver a ti en forma espiritual o física.

El conocimiento de esta Ley Recíproca entre la mente individual y la mente universal te ofrece la posibilidad de tener acceso libre a todo lo que puedas desear, poseer o ser.

Debemos tener muy en cuenta que todo esto será cierto sólo para la persona que reconoce su poder para crear una imagen mental permanente proviene del espíritu creador universal y que puede ser usado siempre y cuando se haga en armonía con la naturaleza del espíritu que lo originó.

Nosotros mismos provenimos de este poder, la mente universal o el poder omnipresente de Dios siempre está ahí dispuesto a ayudarte, esperando ponerse en acción según lo que tú mandes por medio de lo que visualizas en tu mente.

Lo principal es entender que lo que visualizas en tu mente es lo más importante, verte en el estado ideal en el que deseas estar como si ya lo estuvieras viviendo. Tu propia mente es una proyección de quien le dio origen, del espíritu creador, todo lo que desees en armonía con sus leyes seguramente lo conseguirás. ESTO ES UNA LEY.

Tu poder invisible, Geneviève Behrend (1921)

Deja un comentario