Año Nuevo: Establecer metas simples para resultados poderosos

Si alguna vez has hecho una lista con objetivos para el Año Nuevo para luego ver que después del inicio del año, estos objetivos se marchitan dejándolos de lado podría ser debido a un problema con el enfoque al momento de establecer estos objetivos y no que se deba a que tengas una incapacidad para lograr las cosas que deseas.

El final del año calendario marca el momento de poner fin a una etapa y al mismo tiempo aumenta la expectativa para que el próximo año sea aún mejor. Hablando emocionalmente, puede ser un momento difícil, ya que reflexionas sobre todo lo que te propones hacer, a la vez que tomas en cuenta todas las cosas que ocurrieron durante el año. Tenías tantas esperanzas en que el año que se fue iba a ser “tu año”, pero es posible que no hayas alcanzado tus metas, en parte porque la vida pasa y en parte porque no te mantuviste concentrado en lograr lo que te habías propuesto.

Estrategias de solución

Año tras año, sueñas con llegar a ser, lograr y recibir lo que tu corazón desea, sin embargo: ¿Aterrizas en la realidad, sintiéndote desanimado y resentido contigo mismo y con el mundo cuando no logras tener éxito en tales esfuerzos? Tal vez la respuesta esté en la estrategia de cómo enfocar los objetivos de acuerdo a tus prioridades.

Para empezar, primero debes recordar que si una persona ha logrado la misma proeza que estás buscando, entonces es posible que logres lo mismo. La probabilidad estadística lo confirma. Lo siguiente que debes considerar es que a menudo estableces un objetivo muy alto -que es exactamente lo que deberías hacer- pero si lo logras demasiado pronto se podría convertir en algo abrumador.

Empieza por lo más sencillo

Es posible que hayas olvidado el poder de la simplicidad. Estás condicionado a perseguir más éxito, tecnologías avanzadas y una rápida evolución que no requieren parar a meditar o expresar gratitud. Puede que no recuerdes que las antiguas enseñanzas te guiaron para hacer una cosa a la vez hasta que la domines. Sólo entonces se te permitió pasar a la siguiente lección. Por otro lado, el mundo de hoy te hace realizar múltiples tareas y correr tan rápido que no puedes mantenerte al día y en lugar de alcanzar la iluminación, estás dando vueltas por la oscuridad.

El problema de ir muy rápido y exigirte constantemente es que no puedes mantener la energía necesaria para mantener el impulso y el choque es más fuerte. En poco tiempo, estás nuevamente desilusionado y cayendo en un bucle porque te encuentras de nuevo donde estuviste el año pasado y el anterior. Esto luego hace mella en nuestra mente, emociones y también en nuestro cuerpo físico.

Proyecta en grande, pero sé realista

Al establecer metas para el nuevo año, y en cualquier otro momento, es importante ir a lo grande y apuntar alto, no hay duda sobre eso. Si te despertaste hoy, hay una razón para ello y esa razón es porque el mundo te necesita. Tienes un propósito y tu contribución se está tejiendo constantemente en la historia de la humanidad. Así que haz algo grande con tus sueños y aspiraciones.

Lo que debes hacer es establecer un plan de acción realista sobre cómo vas a crear un impulso constante para llegar a realizar tu objetivo. No es una lista aleatoria de todas las cosas que deseas lograr en ningún orden en particular o sin saber por qué, específicamente, estás tratando de lograrlo. (“Sólo porque” no es una razón lo suficientemente buena). Entonces, analicemos esto, una cosa a la vez, en un esfuerzo por hacerte caminar en la dirección correcta.

¿Cuál es tu inspiración? ¿Por qué?

Primero, analiza detenidamente lo que quieres hacer en el nuevo año. Comienza con una cosa. Ahora, comienza a explorar tu inspiración inicial para este deseo (la palabra inspiración proviene de la palabra latina inspirata, que se dice que es el aspecto del alma). Pregúntate:

¿Te ayudará a evolucionar en tus relaciones?
¿Te otorgará estatus social?
¿Está en tu lista de deseos porque te sientes emocionado cuando viajas?
¿Disfrutas de tus salidas creativas porque te conectan con una parte más profunda de ti mismo?
¿Cuál es tu inspiración? ¿Cuál es tu por qué? Saber de dónde vino la chispa inicial y por qué es importante para ti será la fuerza impulsora detrás de ti para llegar hasta lo que deseas. Va a ser el combustible, por así decirlo.

Revisa tu mente

Para que esto funcione, tu mente debe estar en el lugar correcto. Tu mentalidad y tus creencias tendrán un impacto directo en que mantengas tu motivación inicial para avanzar hacia ese objetivo. Debes llevar dentro de ti la creencia de que el resultado es posible. Debes creer, en tu corazón y en tu alma, que estás destinado a lograr eso que deseas tanto, que tus esfuerzos mentales resulten en un desempeño y una acción aceptables y que el desempeño y la acción conduzcan al resultado o recompensa deseada.

El ensayo visual de verte cruzando la línea de meta puede ser una práctica valiosa para trabajar en tu rutina diaria. En lo que enfocas tu energía y atención, te vuelves más fuerte. ¡Asegúrate de que tu enfoque sea 100% positivo!

Colocando las piezas del Puzzle

Ahora que sabes a dónde te diriges, tienes un claro entendimiento de lo que te motiva e inspira para llegar allí, y tu mentalidad está pulida y preparada, es hora de crear un plan de acción, uno realista. La idea es que trabajes en una cosa a la vez para construir una escalada constante. La fábula de Esopo: La tortuga y la liebre te dicen quién gana la carrera y por qué.

Aquí es donde estableces tus hitos, que son puntos de referencia críticos que indican que has progresado y estás siguiendo el resultado deseado. Los hitos son objetivos específicos que alcanzas en el camino. Para hacerlos más divertidos, considera establecer un sistema de recompensas para ti mismo, de modo que cuando alcances un hito puedas celebrar de alguna manera. Nunca subestimes el valor de la recompensa. ¡Haz que la recompensa sea buena!

Muévete

Este es el gran momento en el que has establecido tu objetivo, has identificado tus puntos de referencia y cómo celebrarás a medida que te acerques a conseguirlo. Es hora de ponerse manos a la obra y trabajar. Aquí es donde la mayoría de personas nos venimos abajo porque hemos vuelto perezosos o complacientes y ya tenemos la costumbre de decir “lo haré más tarde”, o hemos acumulado demasiado al mismo tiempo. Mientras observas tus hitos, identifica una acción, práctica o estructura de apoyo que puedas implementar que te condicionará lentamente para desarrollar fuerza, resistencia, concentración e impulso. Haz esto mientras mantienes tus sueños y aspiraciones a la vista. ¡Ponte en acción!

Consejos adicionales para mantener el fuego encendido

Algunos consejos adicionales para ayudar a mantener el fuego incluyen:

  • Buscar el libro The Slight Edge de Jeff Olson, y lee un capítulo cada semana. Te ayudará a mantenerte motivado para hacer las pequeñas cosas todos los días y seguir avanzando.
  • Manteniendo tu inspiración, tu POR QUÉ, en algún lugar donde puedas verlo todos los días. Léelo todas las mañanas y afirma que estás comprometido a tomar acción en una cosa cada día.
  • Tener un couch o un compañero de responsabilidad con el que te puedas registrar diariamente o semanalmente acerca de los avances en tus objetivos.

Recuerda que siempre te servirá a largo plazo mantener las cosas simples. Vuelve a lo básico y asegúrate de que tu base sea sólida como una roca. Luego, una vez que hayas logrado integrar una o dos cosas en tu rutina diaria y sientas que puedes asumir algo nuevo, agrega algo más. Si te ayuda, ten una copia impresa de la fábula La tortuga y la liebre y tenla en un lugar donde puedas verla y sentirte inspirado para moverte lentamente y con intención enfocada.

Autor: Tris Thorp
Centro Chopra

 

Deja un comentario