Cada quien da lo que es...

Un sabio llegó cierta tarde a la ciudad de Akbar. Las personas no dieron demasiada importancia a su presencia y sus enseñanzas no consiguieron interesar a la población. Al cabo de un tiempo, se convirtió en motivo de risa e ironía de los habitantes de la ciudad. Un día mientras paseaba por la calle principal…