Cómo usar tu imaginación, Neville Goddard 1955

Extracto de la grabación de Neville Goddard “Cómo usar tu imaginación”

El cantar de los cantares Capítulo 3:

3:1 Por las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma; 
Lo busqué, y no lo hallé. 
3:2 Y dije: Me levantaré ahora, y rodearé por la ciudad; 
Por las calles y por las plazas 
Buscaré al que ama mi alma;
Lo busqué, y no lo hallé. 
3:3 Me hallaron los guardas que rondan la ciudad, 
Y les dije: ¿Habéis visto al que ama mi alma? 
3:4 Apenas hube pasado de ellos un poco, 
Hallé luego al que ama mi alma; 
Lo así, y no lo dejé, 
Hasta que lo metí en casa de mi madre, 
Y en la cámara de la que me dio a luz. 
3:5 Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, 
Por los corzos y por las ciervas del campo, 
Que no despertéis ni hagáis velar al amor, 
Hasta que quiera. 

No somos totalmente conscientes de este gran poder de la imaginación, pero cuando comenzamos a descubrirlo dentro de nosotros mismos, dejamos de actuar en el papel que teníamos antes.

El secreto de esto es centrar tu imaginación en el sentimiento del deseo cumplido y permanecer en él. Porque en nuestra capacidad de vivir EN el sentimiento del deseo cumplido yace nuestra capacidad de vivir en la vida más próspera.

La mayoría de nosotros tememos imaginarnos a nosotros mismos como individuos importantes y nobles, seguros en nuestra contribución al mundo solo porque, en el mismo momento en que comenzamos nuestra suposición, la razón y nuestros sentidos nos niegan esa verdad de nuestra suposición.

Parece que estamos bajo el control de un impulso inconsciente que nos hace aferrarnos desesperadamente al mundo de las cosas familiares y resistir todo lo que amenaza con arrancarnos de nuestras ataduras aparentemente familiares.

Bueno, te pido que lo pruebes. Si lo intentas, descubrirás esta gran sabiduría de los antiguos. Porque nos lo contaron en su propia forma extraña, maravillosa y simbólica. Pero desafortunadamente, NOSOTROS malinterpretamos sus historias y las tomamos para la historia, cuando pretendían que fueran instrucciones para simplemente alcanzar todos nuestros objetivos.

Como puedes ver, la imaginación nos pone internamente en contacto con el mundo de los estados. Estos estados son existentes, están presentes ahora, pero son sólo posibilidades mientras pensamos en ello. Pero se vuelven abrumadoramente reales cuando pensamos desde ellos y moramos en ellos.

Sabes, hay una gran diferencia entre pensar EN lo que quieres en este mundo y pensar DESDE lo que quieres.

Déjame contarte acerca de la primera vez que escuché este extraño y maravilloso poder de la imaginación.

Fue en 1933 en la ciudad de Nueva York. Un viejo amigo mío me lo enseñó. Fue hasta el Evangelio de Juan, capítulo 14 y esto es lo que leyó:

"En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo, estéis también vosotros."

Me explicó que este personaje central de los Evangelios era la imaginación humana; esa ‘mansión’ no era un lugar en una casa celestial, sino simplemente es nuestro deseo. Si hiciera una representación viviente del estado deseado y luego ingresara a ese estado y permaneciera en ese estado, lo realizaría.

En ese momento quería hacer un viaje a la isla de Barbados en las Indias Occidentales, pero no tenía dinero. Me explicó que si esa noche, mientras dormía en la ciudad de Nueva York, asumía que estaba durmiendo en la casa de mi padre terrenal en Barbados y me quedara profundamente dormido en ese estado, me daría cuenta de mi viaje. Así, tomé su palabra y lo intenté. Durante un mes, noche tras noche, mientras me dormía, supuse que estaba durmiendo en la casa de mi padre en Barbados. Al finales del mes, llegó una invitación de mi familia invitándome a pasar el invierno en Barbados. Navegué a Barbados a principios de diciembre de ese año.

Desde entonces supe que había encontrado este salvador en mí mismo. Ese hombre mayor me dijo que esto nunca fallaría. Incluso después de que sucedió, apenas podía creer que no hubiera sucedido de todos modos. Así de extraño es todo esto. Al reflexionar, sucede tan naturalmente que comienzas a sentir o decirte a ti mismo: “Bueno, de todos modos hubiera sucedido”, y te recuperas rápidamente de esta maravillosa experiencia tuya.

Nunca me ha fallado si le doy el estado de ánimo, el estado de ánimo imaginado, la viveza sensorial. Podría contarte historias de casos sin numerar para mostrarte cómo funciona, pero en esencia es simple: simplemente tienes que saber lo que quieres. Cuando sabes lo que quieres, estás pensando en ello pero eso no es suficiente. Ahora debes comenzar a pensar DESDE lo que quieres. Bueno, ¿cómo podrías pensar al respecto? Estoy sentado aquí y deseo estar en otro lugar. ¿Cómo podría, mientras estoy sentado aquí físicamente, ponerme en la imaginación en un punto del espacio alejado de esta habitación y hacer que eso sea real para mí?

Muy fácilmente. Mi imaginación me pone en contacto interiormente con ese estado. Me imagino que en realidad estoy donde deseo estar. ¿Cómo puedo decir que estoy allí? Hay una manera de demostrar que sí estoy, porque lo que un hombre ve cuando describe su mundo, como lo describe, relativo a sí mismo. Por lo tanto, el aspecto del mundo depende completamente de mi posición cuando hago mi observación. Entonces, el aspecto del mundo depende completamente de donde estoy cuando hago mi observación. Por lo tanto, si como describo mi mundo, está relacionado con el punto del espacio en el que imagino que estoy, entonces estaré allí. No estoy físicamente allí, pero lo estoy en mi imaginación, ¡y mi imaginación es mi verdadero ser! Y donde voy en la imaginación y la hago realidad, allí también iré en persona. Cuando en ese estado me quedo dormido, está hecho. Nunca lo he visto fallar. Así que ésta es la técnica simple sobre cómo usar su imaginación para realizar todos tus objetivos.

Aquí hay un ejercicio muy saludable y productivo para la imaginación, algo que debes hacer todos los días: revive diariamente el día como desearías haberlo vivido, revisando las escenas para que se ajusten a tus ideales. Por ejemplo, supongamos que el correo de hoy trae noticias decepcionantes. Repasa la carta. Reescribe mentalmente y haz que se ajuste a las noticias que desearías haber recibido. O supongamos que no recibiste la carta que deseabas haber recibido. Escríbete la carta e imagina que la recibiste.

Déjame contarte una historia que tuvo lugar en Nueva York no hace mucho tiempo. En mi audiencia se sentó esta señora que me había escuchado, muchas veces, y yo contaba la historia de la revisión de día: “El hombre, sin conocer el poder de la imaginación, se duerme al final de su día, cansado y exhausto, aceptando como finales todos los eventos del día” Estaba tratando de demostrar que el hombre debería, en ese momento antes de dormir, reescribir todo su día y adaptarlo al día que deseaba haber experimentado.

De esta forma, la señora de la audiencia, usó sabiamente esta ley de la revisión: Por lo visto, hacía dos años se le había obligado a salir de la casa de su nuera. Durante dos años no hubo correspondencia. Ella tenía un nieto, al que había enviado al menos dos docenas de regalos en ese intervalo de tiempo, pero ninguna carta le fue respondida. Después de escuchar la historia de la revisión, esto es lo que hizo: Cuando se retiró por la noche, mentalmente escribió dos cartas, una que imaginaba que venía de su nieto y la otra de su nuera. En estas cartas expresaban un profundo afecto por ella y se preguntaban por qué no había llamado para verlos.

Lo hizo durante siete noches consecutivas, sosteniendo en su mano imaginaria la carta que imaginaba haber recibido y leyendo esas cartas una y otra vez hasta que despertó en ella la satisfacción de haberlas recibido. Luego se dormía. Al octavo día recibió una carta de su nuera. En el interior había dos cartas, una de su nieto y la otra de la nuera. Prácticamente duplicaron las cartas imaginarias que esta abuela se había escrito ocho días antes.

Este arte de revisión puede usarse en cualquier aspecto de tu vida. Por ejemplo en el tema de la salud. Supongamos que estuvieras enfermo. Trae ante sus ojos la imagen de un amigo. Pon en esa cara una expresión que implique que él o ella ve en ti, lo que tú quieres que todo el mundo vea. Imagínate que te está diciendo que nunca te había visto luciendo tan bien, y tú le respondes: “Nunca me he sentido mejor”.

Supongamos que tienes un pie lesionado. Entonces haces esto: construyes mentalmente un drama que implica que estás caminando, que estás haciendo todas las cosas que harías si el pie estaría sano, hazlo una y otra vez hasta que estés en la sintonía de que es real. Siempre que hagas en tu imaginación lo que te gustaría hacer en el mundo exterior, lo harás en el mundo exterior.

El único requisito es despertar tu imaginación en ese sentido y con tal intensidad, que llegues a estar totalmente dentro de la acción revisada. Experimentarás una expansión y refinamiento de los sentidos mediante este ejercicio imaginativo y finalmente, alcanzarás la visión en el mundo interior.  La vida de abundancia que nos fue prometida, es nuestra para disfrutarla ahora, pero no lo será hasta que no tengamos el sentido de que somos creadores con nuestra imaginación que podremos experimentarlo.

La imaginación persistente, centrada en el sentimiento del deseo cumplido, es el secreto de todas las operaciones exitosas. Este solo es el medio para cumplir la intención.

Cada etapa del progreso del hombre está hecha por el ejercicio consciente y voluntario de la imaginación. Entonces entenderás por qué todos los poetas han enfatizado la importancia de una imaginación vívida y controlada.

Como dijo el gran William Blake:

“En tu propio seno llevas tu cielo y tu tierra

y todo lo que contemplas, aunque parece fuera

está dentro, en tu imaginación,

de la cual este mundo de mortalidad

no es sino una sombra”

Inténtalo y tú también comprobarás que tu imaginación es la que crea.