Al norte de la ciudad

Neville Goddard 24 de noviembre de 1959

En este estrado creemos que Dios es todo Imaginación y que Dios es hombre (hombre espiritual, no las prendas de piel que usa). Por lo tanto, el hombre es todo Imaginación. También creemos que Dios, es el único creador y siendo Dios hombre, entonces somos creadores y que la vida misma es una actividad de imaginar. El mundo entero en el que vivimos es un mundo de imaginación. Esta noche esperamos mostrarlo de tal manera que te animes a salir y probarlo. Todos pueden convertirse en lo que desean ser, sin embargo, el ser real es invisible y solo ves su manifestación, porque Dios es espíritu, por lo tanto, el hombre es espíritu, y cuando hablamos de espíritu queremos decir imaginación.

Aquí tenemos dos historias de casos maravillosos, así que sigue de cerca e intenta duplicar la técnica. La señora que me dio esto no difiere de nadie que esté aquí, porque Dios es hombre. Somos ese hombre y no me refiero a hombre/mujer, porque estas son las prendas tejidas para que el hombre use (hombre genérico, que es Dios).

Esta señora me dijo: “Hace un año, mi esposo decidió vender nuestra casa. No me preocupé por eso, porque sabía por vasta experiencia (después de haber vendido dos y comprar otras dos) que mi casa no podía venderse hasta que dejara de dormir mentalmente en ella. Pero no le permití ejercer su derecho de venderlo, porque era nuestro hogar. Durante cuatro meses, varios operadores inmobiliarios intentaron venderlo. No se vendió y se dieron por vencidos. Poco después, decidimos que venderíamos la casa y obtendríamos una más grande, en realidad serían dos casas bajo un mismo techo para que mi madre y mi tía pudieran quedarse con nosotros, y solo hubiera una factura de impuestos.

Decidí que tenía razón y luego comencé a dormir en mi imaginación en el área de West Hollywood, y dormí así durante cuatro noches sucesivas. Al quinto día, mi esposo se detuvo para ver a un amigo y se encontró con un extraño que quería un hogar en las colinas, y lo trajo de regreso para ver nuestra casa. La vio una vez y la compró y pagó el precio que le pedíamos. En diez días tuvimos que salir y mudarnos con mi madre.

A mi esposo le gusta hacer las cosas muy rápido, por lo que quería una nueva casa de inmediato. Pero ahora eramos cuatro adultos y queríamos una casa con dos salones de estar separados y, además, dentro de un área y con espacio para que ningún vecino molestara al otro. También teníamos diez gatos, tres perros y un periquito. Necesitábamos un lugar cercado para proteger a los perros. Dimos a conocer nuestros deseos a todos los operadores de bienes raíces en la franja, porque quería vivir al lado norte. Todos nos dijeron que estábamos locos.

Las corredoras de inmuebles se rieron abiertamente, y los hombres parecían tristes. Dijeron que el lugar que queríamos no existía en esa área, y si fuera así, podrían tener cinco veces el precio que ofrecimos pagar, un precio que dijeron que era ridículo. Fingí no escucharlo y dije: No me habéis escuchado. Esa es la casa que queremos y ese es el precio. También lo quiero completamente cubierto de paneles en el interior. ¡Ahora sí sabían que estábamos locos!

La señora comenzó a dormir en su imaginación en una casa así. Entonces, un día, uno de los agentes le dijo a otro: “Muéstrale la casa en King’s Road. (esa era el área donde ella quería la casa.) y la otra agente dijo: “Sabes que la anciana nunca la dividiría.” Entonces esta señora dijo:

“Entonces vamos a verlo para reír un poco.” Los agentes se mostraron reacios, pero fueron a mostrar la casa. Entraron en el camino privado y luego la señora de la casa los llevó por el lugar. Había una enorme habitación de unos ocho metros. Tenía paneles de madera roja y la señora que quería comprar dijo: “Nunca había visto una [habitación] más hermosa, ni en sueños.” La casa tenía ocho mil metros cuadrados y era como dos casas bajo un mismo techo. Había una piscina, pero a la señora no le importaba la piscina, solo la casa.

Después de mirar los terrenos y volver a la casa, la señora se detuvo en un balcón que daba al comedor y miró hacia la sala de estar y vio a su esposo de pie junto a la chimenea con su pipa y con una mirada de completa satisfacción en la cara. Luego, todos regresaron a la oficina de agentes, y el esposo de la señora dijo: “Hagamos una oferta.” Una agente dijo: ¡Perderé mi almuerzo! y el otro dijo: ¡Olvídalo! Y luego el esposo de esta señora se enojó (lo cual rara vez hacía) y golpeó el escritorio y dijo: ¿No es su obligación hacer la oferta que nosotros sugerimos? ¡Entonces hágalo! Un tercer agente habló alto y dijo: “Id despacio, porque he sabido que el esposo de la anciana puede hacer que un operador de bienes raíces quiera desaparecer.”

“Entonces, acordaron hacer la oferta” -continuó la señora. “Regresamos a casa y esa noche, después de acostarnos y luego de haber visto la casa en mi imaginación, me paré en ese mismo balcón sobre la sala de estar y me aferré a la baranda y volví a mirar a mi esposo junto a la chimenea. Y luego me quedé dormida contemplando en ese acto imaginario.”

Al día siguiente sonó el teléfono y el agente al otro lado dijo: “¡Se ha comprado usted una casa!” Los propietarios dividieron la propiedad por la mitad y obtuvieron la casa y cuatro mil metros de terreno, justo lo que querían y al precio que habían ofrecido. La señora, dijo: “Después de doce días de dormir en una casa de ensueño, la compramos y ahora vamos a vivir en una casa que los agentes inmobiliarios dijeron que no existía. Nuestra primera casa se vendió después de cuatro días de dormir en otro lugar, la vendimos sin un agente y mantuvimos la comisión del cinco por ciento en la familia. Una persona totalmente extraña la vio una vez y la compró”.

Así es como Dios crea. Así es como creas si sabes quién eres, porque eres Dios. No eres un pequeño gusano. Ahora estamos reunidos en Chicago, en esta convención, para conocer cómo venimos de un gusano y que ahora estamos evolucionando. Dios no está evolucionando. Él crea de la nada. Él no hace algo y espera tener la inteligencia para hacerlo mejor. Léalo en la reveladora palabra de Dios, la Biblia. Todo está creado y lo que llamamos el mundo animal (que decimos que nos precedió) es el hombre mismo expulsado, y a medida que el hombre cambia, también cambian los animales del mundo.

Todo el vasto mundo exterior está muerto, y el hombre lo hace vivo. Lo sé por mis experiencias místicas. Sé que cuando congelo una actividad dentro de mí, se congela externamente y cuando emerge de nuevo dentro de mí, revive. Esta señora no vendió la primera casa hasta que dejó de dormir en ella. Y luego, cuando se decidió por una casa más grande (a pesar de su problema de cuatro adultos, gatos, perros, privacidad especial y al norte de la ciudad), la encontró. Digo que puedes ser lo que quieres ser y que no necesitas otra preparación que tu deseo. Esta señora era mejor agente que los agentes inmobiliarios que no podían vender su casa en cuatro meses y ella se quedó con el cinco por ciento. Ella quería hacerlo y lo hizo, porque ella es toda Imaginación. Pero no lo sabrás hasta que lo pruebes, así como ella lo hizo.

No hay nada imposible para la señora, y no hay nada imposible para ti, porque Dios se hizo hombre para que el hombre se convierta en Dios. Dios es el único actor. Solo Dios actúa en todos los seres y hombres existentes. (Blake) Si reacciono, ese es el lado pasivo o negativo llamado Satanás, pero si actúo, eso se llama Dios o Cristo. Si vuelvo a casa esta noche y concibo una escena que implica el cumplimiento de mi sueño y luego me pierdo en él, sé que ningún poder en el mundo puede evitar que se haga realidad.

Recibí una carta pidiendo ayuda. No necesito estar al lado de alguien para ayudarlo. No hay separación ni tiempo sin consentimiento. Puedes hacer que esto funcione para otro, sin importar dónde estén. Esta carta era de Nueva York, contándome sobre un buen médico. Le crecieron bultos en la cara y temió que pudieran ser malignos y luego se descubrió que tenía la enfermedad de Parkinson. Este amigo me escribió para contarme al respecto, y dijo: “¿Puedes hacer algo aún estando tan lejos?” No estoy a 5 mil kilómetros de distancia porque todo está dentro de mí. Traje a este doctor, en Imaginación, delante de mí y le puse la mano en la cara. Lo puse en una cara que no tenía bultos. Solo sentí una piel suave. Y luego él y yo caminamos juntos y no tropezó; él caminaba como lo haría un hombre sano. Eso es lo que hice.

Ahora recibí esta carta que me dice que algo ha sucedido dentro de él. Estos bultos se han ido y ya no está temblando y ahora puede ir a su oficina nuevamente. Sin embargo, como médico, sabe que su condición es incurable. No lo será a menos que él lo piense así. Si aparentemente hubiera fallado con él, no importaría, porque aún estaría ejerciendo mi maravilloso talento. Si la siguiente carta hubiera dicho que había muerto, todavía no significaría que fallé, porque hay mundos dentro de mundos y Dios no puede fallar.

Todo lo que debemos hacer es imaginar y luego dejar que sea realidad. No puedo preocuparme por lo que digan los médicos. No somos pequeños gusanos; somos de Dios, porque Dios se convirtió en nuestra imagen y lo hizo vivo y se convirtió en un alma viviente, y luego lo transformó en un espíritu vivificante. Pero si no te conviertes en un espíritu vivificante, no sabes que eres la causa de la vida de tu mundo. Y luego no puedes cambiarlo.

Aquí hay otra historia de la señora que compró la casa: al entrar a cierto restaurante vio unos inusuales vasos de agua de color rosa y preguntó si podía comprarlos. Tanto el camarero como la anfitriona le dijeron que le sería imposible hacer negocios con la persona que los compró para el restaurante, ya que era una persona muy desagradable. Además, dijeron que los vasos se fabricaron en el este y el suministro era muy limitado. La señora se fue a su casa, pero todos los días veía ochos de esos vasos en su mesa.

Un mes después, la señora y su madre fueron nuevamente al restaurante y una nueva anfitriona se presentó y luego mencionó el tema de los vasos, diciendo que había escuchado que el comprador no vendería ninguno de ellos. Luego sonrió y se excusó, regresando en un momento con una caja, que le dio a esta señora. En él no solo habían ocho vasos, sino el doble. Y además sin cargo. Los regalos de Jehová no tienen precio. Estaba dispuesta a pagar incluso un precio excesivo por los vasos, pero los recibió como regalo.

Si sabes lo que quieres en este mundo, puedes conseguirlo. Y que nadie te diga que eres codicioso. Aquellos que te lo dicen, no les importaría tener lo mismo para ellos. Así que desinterésate completamente de lo que dice la gente y sal a vivir una vida plena, maravillosa y rica. Lo que quieres hacer, lo puedes hacer si sabes quien eres. Todos ustedes son Imaginación e Imaginación es Dios y solo Dios crea.

Esta señora aprendió a usar esa puerta cerrada para la mayoría de nosotros, que es el tacto. Ese era su secreto. Ella vio cómo se veía su esposo de pie junto a la chimenea la noche en que recreó la escena, pero se aferró al balcón con la mano para probarse a sí misma que estaba allí.

Entonces, ¿qué desearías? No puedo enfatizar demasiado en el uso del tacto o la Puerta cerrada. He visto a personas tomar cheques de pago imaginarios y tocarlos. Habían traído los otros sentidos de ver y escuchar comentarios, etc., pero cuando habían traído el sentido del tacto funcionó de maravilla, porque cuando traes el tacto abres la Puerta cerrada y luego nada parece imposible. Si pudiera acurrucarme en una cama a 15 mil kilómetros de distancia y luego ver mi mundo desde ese lugar, podría gravitar ahí.

Porque soy todo Imaginación, así que debo estar donde estoy en la Imaginación. Aunque estoy físicamente aquí, si veo mi mundo desde ese otro lugar, estoy ahí. Y si alguien es sensible, podrán verme allí. He sido visto en puntos del espacio cuando estaba físicamente aquí pero deseaba ser visto allí. Estoy donde estoy en la imaginación, así que si me imagino que soy la persona que quiero ser y camino en ese estado como si fuera cierto, entonces todo en el mundo se apresurará a hacerlo. Si solo viviera en la imaginación como deseo vivir en la carne, luego todo parecería separado y se uniría para hacerlo realidad.

Pruébalo en tu oficina, y si las cosas no están bien o como deberían estar, entonces asume que esta persona está actuando como debería y escucha la conversación y lo que diría si ahora fuera el tipo de persona que deseas que fuera. Y si mañana actúa como imaginaste que estaban actuando… ¿Dónde está la realidad? Te llegará algún día.

“Cuando el hombre cansado entra en su cueva, se encuentra con su Salvador en la tumba. Algunos encuentran una prenda femenina allí y otros un hombre tejido con cuidado.” (Blake)

Pero eso no es el hombre. Dios es la realidad, y el hombre y la mujer son la prenda. El cuerpo es la cueva y esta es también la tumba de la que habla Blake. Aquí es donde Dios se entregó. Estoy crucificado con Cristo, sin embargo vivo, pero no yo sino Cristo, vive en mí, y la vida que vivo ahora por la fe del Hijo de Dios que me amó y se entregó por mí. Entonces todo está tejido dentro de mí, porque Dios es el hombre eterno y yo soy Él. Se entrelaza con nosotros con fines educativos y en mi caso es masculino, pero eso no es el hombre. Lleva prendas de hombre y mujer, pero eso no es el hombre.

Y luego Blake se vuelve hacia Satanás:

“Oh Satanás, ciertamente eres un burro; no puedes distinguir la prenda del hombre.”

Llegará el día en que verás este fabuloso mundo de prendas congeladas, pero el hombre que no ves, es porque tú eres ese hombre. Y te das cuenta de lo que quieres y luego ves que el mundo entero es una respuesta infinita para ti. Entonces, cualquier cosa que actives, obtendrá la respuesta. El mundo tiene que responder después de comenzar la acción dentro de mí.

Esta noche tomas tu sueño y lo ennobleces, creas una escena que implicaría el cumplimiento de tu sueño y abres esa Puerta Oeste, que es el tacto. Hay un hombre aquí que hizo depósitos (mentales) en su banco. Conoces la historia de Archie Franklin. Entró mentalmente en dos bancos diferentes y pidió su saldo y escuchó lo que le dijeron. Lo hizo tres veces al día durante dos meses.

Luego fue a un pueblo de Nevada (Caliente) y regresó con $32.000. Lo que ganó fue $3.00 más que el depósito bancario que había acumulado mentalmente. No digo que vayan a Caliente, pero les digo que se pongan en ese mismo estado y no dejen que nadie les diga que no es espiritual, ya que mientras dicen eso, ya se preguntan si pueden pedir prestado algo de ese cheque cuando lo consigan.

Todo en este mundo es creación de Dios y Dios es todo imaginación. Incluso la ropa que usamos, las sillas en las que estamos sentados, una vez fueron imaginadas y luego creadas. Que nadie te diga que esto está mal. Aquellos que te dicen que elimines el deseo, no han ido lo suficientemente lejos, porque si quisiera matar el deseo, tendría que comenzar con el deseo de no desear ¿y adónde iría? ¿Cuán lejos llegaría?

Entonces, sal y haz lo que quieras hacer y cumple tus sueños. Alguien sin antecedentes académicos te está diciendo esto. Me arriesgaré a decirte que todo en la Biblia es verdadero en un nivel superior, pero se revela en sentido figurado y el hombre confunde la verdad literal con la metáfora. No me arrastro sobre mi vientre y ninguna pequeña serpiente me habló, como dice el Génesis; sin embargo, lo que se quiere decir es cierto en metáfora.

La serpiente fue llamada la más sutil de todas las criaturas y representa la sabiduría del hombre, que toma todas sus artes y religiones para su propio glamour y las dedica al creador. Y luego viene uno que nunca fue a ninguna escuela (Blake) y les muestra la realidad. Y ahora, aquellos que se creían tan sabios figurativamente se arrastran sobre sus barrigas en presencia de personas como él. En la Biblia, las cosas se cuentan en un nivel superior y se cuentan en metáforas, pero sé por experiencia mística cosas que no podría haber encontrado en ningún libro.

Las declaraciones: “Debes nacer desde arriba” o no “puedes entrar en el Reino de los Cielos” son un ejemplo. Es literalmente cierto, pero se cuenta en metáfora. El joven rico dijo: ¿Cómo es posible ingresar nuevamente al útero de mi madre y nacer por segunda vez? Pero el útero está abajo y no arriba. Está hablando del nacimiento del segundo hombre, el hombre espiritual. Desde Génesis hasta el final del Libro, dice que Dios creó todas las cosas y que dijo: “Está bien”.

Siete veces repite: “Está bien” el número perfecto. Un día verás todo el vasto mundo y dirás: ¡Está bien! Y lo animarás. Sé que todo depende de la actividad que tenga lugar en el HOMBRE, y deletreo con letras grandes, ya que las prendas son de hombre a mujer. Eres HOMBRE, este hombre genérico que es Dios. Todo el vasto mundo es el hombre expulsado. No un hombre, sino un HOMBRE. Todo lo que ves aunque parezca estar fuera, está dentro, en tu maravillosa Imaginación, de la cual este mundo vegetativo no es más que una sombra. En esta etapa, es difícil pensar que tu mundo es una sombra, y tú lo proyectas y lo estás activando.

Cuando sueñes, no pienses que porque no parece un hecho que tenga respaldo, no pueda venir. Vendrá, así que sueña tranquilamente. Si quieres fama, tenla. Pero te sugiero que te sugieras a ti mismo que estás despertando y puedes ver este maravilloso mundo congelado y a ti como el activador. Espero que muchos de ustedes tengan el deseo de hacer lo que estoy haciendo y saldrán a contar esto. Primero demuéstratelo a ti mismo.

Aprende el arte del arrepentimiento, lo que significa un cambio de opinión. Pruébalo e inténtalo de nuevo, y prueba que un cambio en ti producirá un cambio externo. Sal y pruébalo y luego díselo a los demás. Imagina lo que quieres imaginar y sigue imaginando hasta que te enfrentes con él. No importa lo que te digan tus sentidos; si aprendes a vivir de esta manera no fallarás.

Ten en cuenta que esto, el cuerpo, es solo una prenda y algún día te la quitarás. Pero eres invisible, y cuando [estás] completamente despierto, te unes a la Sociedad Divina y te conviertes en uno de los Dioses que crean. Recuerda que cada momento Dios se engendra así mismo en nosotros y no puedes fallar.

Ahora nos vamos al silencio.

Fuente: freeneville.com